Coeficiente de financiación mayorista

Coeficiente de financiación mayorista

Circular 2/2011, del Banco de España, sobre el coeficiente de financiación mayorista
Con fecha 5 de marzo de 2011, se ha publicado la Circular 2/2011, del Banco de España, de 4 de marzo,
sobre el coeficiente de financiación mayorista. El Real Decreto-ley 2/2011, de 18 de febrero, para el
reforzamiento del sistema financiero, entre otras medidas encaminadas a dicho fin, establece que los grupos
consolidables de entidades de crédito, así como las entidades de crédito no integradas en un grupo
consolidable de entidades de crédito, que puedan captar fondos reembolsables del público, deberán contar
con un capital principal de, al menos, el 8% de sus exposiciones totales ponderadas por riesgo y calculadas
de conformidad con lo previsto en la Ley 13/1985, de 25 de mayo, de coeficientes de inversión, recursos
propios y obligaciones de información de los intermediarios financieros, y en su normativa de desarrollo.
Dicho porcentaje será del 10% si los grupos y las entidades individuales antes mencionadas reúnen
determinadas condiciones, entre las cuales se encuentra el contar con un coeficiente de financiación
mayorista superior al 20% conforme a la definición establecida por el Banco de España, al que la
disposición final tercera del citado Real Decreto-ley confiere la necesaria habilitación para su desarrollo.
La mencionada Circular 2/2011 define el coeficiente de financiación mayorista como la relación entre la
financiación mayorista neta de activos líquidos disponibles y el crédito a la clientela, según las siguientes
definiciones:
– La “financiación mayorista” es la suma de los siguientes conceptos: depósitos de bancos centrales;
depósitos de entidades de crédito salvo algunas excepciones; depósitos mayoristas no operativos,
distintos de las cesiones temporales de activos que sean valores representativos de deuda o
instrumentos de capital computables como activos líquidos, de los fondos obtenidos para créditos de
mediación y de los pasivos asociados a activos titulizados cuyo vehículo de titulización no haya sido
consolidado; débitos representados por valores negociables mayoristas, excluyendo los valores en
poder de la entidad, los colocados a la clientela minorista a través de su red comercial, los valores
asociados a activos titulizados y los valores en poder de entidades del grupo económico de la entidad;
depósitos subordinados, salvo en el caso de que el prestamista sea una entidad del grupo económico
de la entidad.
– Los “activos líquidos disponibles” se componen de la suma de los siguientes conceptos: caja y
depósitos en bancos centrales; depósitos en entidades de crédito salvo algunas excepciones; valores
representativos de deuda líquidos, incluyendo el saldo correspondiente a la cartera disponible de dichos
valores contabilizados en el activo del balance, siempre y cuando se consideren líquidos; instrumentos
de capital cotizados siempre que no estén cedidos temporalmente, prestados o entregados en garantía.
De la suma de los activos líquidos se deducirán las posiciones cortas de valores.

Leave a Reply